Sandy cumple los sesenta

Nuestros mitos de adolescencia se van haciendo mayores.

Si hace unas semanas, Madonna alcanzaba la cincuentena en plena forma y en gira de conciertos por España, ahora, Olivia Newton-John, nuestra querida Sandy, cumple los sesenta, tras una azarosa y completa trayectoria vital.

Nacida en Cambridge, Inglaterra, en 1948.

Apenas con cinco años se trasladó a Australia con su familia, cuando a su padre, Brin Newton-John le ofrecieron un puesto en la Universidad de Melbourne.

En su familia recibía el apelativo cariñoso de Livvy.

Ya en su infancia destacó por sus facultades como cantante y en su pubertad formó parte del grupo Sol For, junto a unas amigas.

Ganó un popular concurso televisivo Sing sing sing, tras lo cual grabó su primer single en Inglaterra, en 1966, a los 16 años (se trataba del tema Till you say you’ll be mine).

En 1970 fue seleccionada para formar parte del grupo Tomorrow, especie de versión australiana grupos juveniles como The Monkees.
Más tarde, su primer novio, Bruce Welsh, miembro de The Shadows, la convence para que emprenda su camino como solista.
Graba en 1971 el tema If not for you, canción de Dylan, que tuvo bastante aceptación, así como una versión del tema folk Banks of the Ohio, que se alzó a los primeros puestos.

En 1972, participa en el programa televisivo de Cliff Richards, lo que le da una notable popularidad en las islas británicas.

Logró un gran éxito con el tema What is Life, incluido en su LP Olivia.
Se introdujo también en el mercado estadounidense, triunfando en los premios Grammy.
Representó al Reino Unido en el Festival de Eurovisión del año 74, cantando el tema Long live love, con el que consiguió una gran repercusión y una buena posición en las listas.

Finalmente, alcanzó la popularidad masiva gracias a su interpretación de la bella Sandy en la versión cinematográfica del musical Grease, junto a John Travolta.
Estrenada en su versión teatral en el Martin Eden Theatre de Nueva York en 1972, donde siguió en cartel continuadamente hasta 1980, la película basada en ella, dirigida por Randall Kleiser, se estrenó en 1978.

Pese a rondar la treintena, Olivia interpretó a la ingenua rubia Sandy, una adolescente quinceañera.

El film se convertiría en una obra de culto, objeto de infinitas reposiciones y pases televisivos en todo el mundo (y en España, desde luego, especialmente), fuente de una legión de fans, tanto de ella como de su banda musical, que se ha mantenido hasta nuestros días (hace poco se ha estrenado una nueva versión musical en un teatro madrileño, sin ir más lejos).

La pareja formada con Travolta intentó mantenerse en otros títulos como Tal para cual, fracasando el intento.
Olivia protagonizó seguidamente el anacrónico, pretencioso y fallido musical Xanadú, junto a un ya mayor Gene Kelly, con música de la E.L.O., saldándose todo ello con un sonoro fracaso.

En el rodaje de este film conocerá al bailarín Matt Lattanzi, casándose con él en 1984 tras varios años de vivir juntos. Anteriormente, había mantenido relaciones sentimentales con uno de los hermanos Gibb, Andy.

En 1986 nace su única hija, Chloe Rose.

Olivia se mantendrá semi-retirada, dedicada a su vida familiar.
Crea una firma de moda textil, Koala Blue, que acabará desapareciendo tras su quiebra en 1992.
Tras ello, regresará parcialmente al mundo de la interpretación y se dedicará a la publicidad y a participar en algunos telefilmes para televisión.

Anuncia entonces que padece una cáncer de mamá, destacándose por el apoyo a las organizaciones de lucha contra el mismo.
En 1996, se divorciará de su marido, regresando a los estudios de grabación para realizar un disco que supone su retorno a la música, titulado Gaia.

Se unirá sentimentalmente a Patrick McDermott, operador de cámara, desaparecido en 2005, en una excursión en barco.
En el año 2007, su hija Chloe padeció una fuerte anorexia, y Olivia se dedicó a su atención, así como a participar en actividades de concienciación respecto de dicha enfermedad.

Finalmente, en este año, se ha vuelto a casar con el empresario John Easterling.

A finales de septiembre, ha ingresado en la sesentena en plena forma, en la brecha como cantante, pero siempre recordaremos esa Sandy que dejaba atrás la ñoñez para ponerle las peras al cuarto, encuerada y feroz, al bueno de Danny Zuko.

*****

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: